9 feb. 2010

09 de febrero de 2010

Desde que empecé a pinchar en fiestas de todo índole he sentido interés por la rumba catalana. Un género que es capaz de sacar el cachondo que llevas dentro y hacerte bailar hasta terminar exhausto. Ayer la Academia de las Artes le dio un premio A toda una Vida por dedicar su vida a cuidar y mimar la rumba. Esta mañana encontré esta versión de Un Muerto Vivo con Marina la cantante de Ojos de Brujo. 
NO ESTABA MUERTO, ESTABA DE PARRANDA!

2 comentarios:

  1. Gracias Pep! me has alegrado el día!

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti por seguir el Blog, lo de alegrar es recíproco!

    ResponderEliminar