5 sept. 2010

05 de septiembre de 2010

Hay domingos en los que me invade la melancolía. Me siento, y pierdo la mirada con cualquier cosa sin importancia. Entonces pienso en la vulgaridad humana, en la falta de sensibilidad de algunos mortales y en lo mucho que me jode su actitud. Luego, una vez asimilado ese sentimiento de odio me doy cuenta de la energía desperdiciada en el analisis, y llego a la conclusión de que no merece la pena perder ni un segundo más...feliz navidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario